all the angels come

Óleo sobre lienzo
135 x 300 cm
2019

im spiegel

Instalación
Óleo sobre madera,
lámpara led, madera, tela,
alambre y perla cultivada,
100 x 65 x 28 cm
2019

El rubor

Óleo sobre lino
120 x 140 cm
Colección privada
2019

Neblina

Óleo sobre lino
90 x 100 cm
Colección privada
2019

2 Uhr Morgens

Óleo sobre lino
79.5  x  100 cm
Colección privada
2015

Seda

Óleo sobre lino
65  x  51,5 cm
Colección privada
2015

La piscina

(Tríptico) Oleo-lino,
146 x 352 cm
Colección privada
2011

El sofá

Óleo sobre
madera tallada
130 x 100 cm
Colección privada
2011

Olas ardientes olas

Instalación multimedia,
esposición "Conservación en silencio"
con poemas del Hieromonje Symeon.
Casa Garcilaso, Lima
2011

La hora del té

Óleo sobre lino
130 x 150 cm
Colección privada
2010

La casa del padre

Óleo sobre lino
190 x 140 cm.
Colección Hochschild
(Lima)
2009

PILCO

Óleo sobre lino
160x130 cm
Colección privada
Lima
2008

Juego de dados

Óleo sobre lino
130x150 cm
Colección Volksbank
Alemania
2008

Sangre SabÍa

Videoinstalación multimedia
Kunstmuseum, Wemding
2006

Billar

Fresco en secco
sobre lino
90 x 220 cm
Colección privada
2006

La puerta II

90 x 210 cm
Colección particular
Lima
2005

A través del día

Óleo sobre tabla, placa
giratoria de acero
90 cm diámetro
Colección privada, Munich
2004

Flug

Óleo sobre madera
80 x 60 cm
2003

La Giganta (Irina)

Óleo sobre lino
120 x 90 cm
Colección privada
2002

Cypraea

Óleo sobre madera
80 x 60 cm
Colección privada
Alemania
2002

FUNÁMBULO I

Óleo sobre lino
90 x 140 cm
Colección privada
Pappenheim
2001

Chacan Pi

Escultura en mármol Rosso de Verona
4,2 × 1,7 × 1,7 m
Tübingen
2001

Chacan Pi

Detalle interior | inner detail

Jardín cerrado

Óleo sobre lino
montado en tabla
117,5 x 183 cm
Colección privada
Munich
2000

Ángela adónica

Óleo sobre
madera, seda, bronce,
pan de oro
57.5 x 81 cm
2000

CHACAN PI

Taller Laboratoio Nicoli
Carrara
2000

Work in progress

Wunsch und Gedächtnis

Deseo y Memoria | Desire and Memory

Granit "Cape Green"
Max-Planck-Gesellschaft
1999

Dos mujeres

Óleo sobre tela
100 x 185 cm
1998-1999

Niño con fuego y agua

Bronze, Wasser, Feuer
90 × 30 × 30 cm
Auflage 7
1992

El Café

Óleo sobre madera
180 x 230 cm
Colección del Museo de Arte
del Banco Central de Reserva del Perú
1997

TRAUM I (Sueño I)

Téchnica mixta sobre lino
175 x 170 cm
Propiedad privada
Munich
1986-88

Políptico del bar

Óleo sobre lino, meddias variables
ca. 170 x 500 cm
Colección Privada
Abu Dabi
1985-86

PRINTS

Flug

variable size
Original Fineart Gliclèe Print

Seiltänzer

variable size
Original Fineart Gliclèe Print

Onsen

variable size
Original Fineart Gliclèe Print

Mujer y mono

variable size
Original Fineart Gliclèe Print

Ausflug

variable size
Original Fineart Gliclèe Print

Das Feuer

Litographie,
Edición especial de 21 ejemplares
18 x 22 cm

Statement

 

Entiendo la pintura y todas las artes visuales que practico, esencialmente, como una forma de hacer poesía con imágenes. Poesía expresada a través de la forma, la palabra, el sonido o el movimiento. Poesía también cargada de lo sensorial; en la que seres y objetos son acariciados por la mirada, se tocan, se huelen, están. Hay misterio, suspenso, algo está ocurriendo en cada escena, porque escenas son, a veces, de un instante retenido para hacerlo eterno. No como una instantánea fugaz de lo real sino como afirmación de la duración sin fin de una experiencia. La lechera de Vermeer nunca termina de vaciar su cántaro, mana permanentemente y en ese manar nos aguarda para que podamos entender la maravilla de manar, simplemente; ese manar que nos dice: “¿Crees que lo has entendidotodo? Pues no. Sigo aquí, sigo manando y sigo fascinándote”. Esta paradoja es la que motiva mi pintura.

Como soy un pintor no formado en academia, lanzarme a la conquista del oficio me llevó a buscarlo en los museos de medio mundo, los talleres de maestros de la pintura contemporánea, así como a centros de investigación en nuevas tecnologías. He seguido con interés la actualidad del arte contemporáneo sin por ello sentirme adscrito a ningún ismo. Creo que pintaría igual si hubiera nacido hace 400 años o dentro de cien. Mi aprendizaje está en cada obra y en la manera en que esta se descubre a sí misma. De modo que mientras en las escuelas de arte se enseña que un paisaje debe tener un formato horizontal oun retrato uno vertical, yo, sin tomar en cuenta estos preceptos clásicos, me he encontrado haciendopaisajes verticales y redondos, así como también realizando lo que llamo obras “de formas morales”,polípticos que se recortan y reparten fragmentados en el espacio extendiéndose como en un paneocinematográfico en varias direcciones, siempre en función de su imprescindible necesidad de composición y vivencia pictórica.

Este es el camino que, desde que tengo memoria, he tomado para la realización de mi obra; sea en la pintura, la escultura o las video-instalaciones. Subyugado o maravillado siempre por la variedad de posibilidades que se abren para realizar un poema visual sin más recurso que la imagen; es decir, para mostrar la esencia pre-verbal de todo lo visible anterior a la palabra, a la idea o el pensamiento incluso; ese lugar que solo nos es permitido alcanzar por medio de un humilde pincel. Por todo ello es que tomo, en medio de este mundo secular y mecanizado, el bello oficio de pintar a mano y memoria, aliado con la “hermana torpeza” que es la que nos permite reconocernos como seres humanos y no perder el anhelo.

De esta precaria empresa, obstinada y amorosa, nacen como un pequeño milagro mis cuadros, mis
piedras talladas, incluso mis multidisciplinarias instalaciones. Una obra que, como lo dijo eficazmente
San Agustín: “Si nadie me pregunta sé, pero si trato de explicarla no sé”. Y está bien que sea así, para
mí sobre todo y también para quien quiera disfrutarla.

FERNANDO DE LA JARA 

LA PINTURA

DE FERNANDO DE LA JARA

 

Afán de maravilla.
Delicada sensibilidad y recreación exquisita de lo sensible.
Una manera de poesía, con formas y colores, en constante evolución;
de lo complejo a lo simple. Además pureza de linea que deja perplejo y encanta.

Dentro de la tradición occidental,
expresión de una sensibilidad esencialmente latinoamericana;
peruana, limeña, con acentos nórdicos de Europa y nostalgia del Mediterráneo.

Ahora y siempre – entre niño y adolecente – asombro ante el misterio de las cosas.

Atención a los detalles, recreados minuciosamente por el placer del milagro. De lo visible a lo invisible. Fascinación por los encajes y las enaguas. Exaltación de la doncella, puerta a jardín de delicias iluminado.

Realista, re-crea la realidad sólo como resuena en su conciencia – pasando, así, por la abstracción. Creación frágil en este mundo contemporáneo, donde se evita la resonancia: “que nada resuene dentro de nuestros corazones”, parece ser la pedagogía práctica corriente.

Pintor galante, cómo siente las maravillas que la vida le deja ver; tan pudorosa, tan seductora…

Utilizando pinceles y colores, generalmente al oleo, él pinta con amor y ritmo; en los últimos años, recurre a la sabiduría griega en la pintura y aprende con Polignoto. Su ayuno de colores; un banquete de armonía.

Hay como una promesa encerrada de primavera.

Escrito el 4 de Septiembre del año 2001
en Puri – Bali
Symeon

HETERODOXIA Y PERMANENCIA
 

La heterodoxia en el mundo del arte es muchas veces un camino solitario y empedrado. Pero sin esos artistas originales, empeñados en transitarlo a su manera, esa misma Historia del Arte sería solo una sucesión modulada de tendencias pasajeras. Un encefalograma normal, vivo pero sin picos o cimas. Giorgio Morandi, Balthus, Edward Hopper, Georgia O’Keefe, Frida Kahlo, De Chirico, Louise Bourgeois, El Bosco, El Greco, trabajaron largo tiempo incomprendidos o minusvalorados, creando mundos propios a través de su arte.

En esa senda lateral se puede situar la obra y la personalidad de Fernando de la Jara (Lima, 1948).

“En el mundo de hoy, en el que la pintura sobre soporte bidimensional es blanco de lecturas reductivas al ser puesta en relación con otros medios visuales en los que las imágenes existen en movimiento, Fernando de la Jara es un caso de excepción entre los creadores”, escribe el crítico y curador Jorge Villacorta. “De la Jara se reconoce a sí mismo como pintor ante todo y lo es por vocación y convicción. Para él, sin embargo, el arte no es simplemente su subjetividad sino el mundo de la experimentación y del hallazgo de coordenadas vitales. El mundo que le es propio, aquel que construye a diario al poner a prueba preconcepciones acerca del arte de la pintura, se funda en una práctica éticamente asumida que es reintroducir mediante un trabajo representacional figurativo la sorpresa de una mirada que se vuelca a recuperar y reflexionar lo real, y para ello, a resignificarlo”.

Otro destacado intelectual y crítico de arte, Mirko Lauer, escribe: “Fernando de la Jara es un artista que ha perseguido la verdad y la belleza por entre extraños tiempos y espacios. (…) Es, de entre los pintores figurativos de nuestra historia republicana, quien ha creado un mundo de representaciones más variado, elocuente y hermético. El impacto visual de su realismo está al servicio de historias siempre inquietantes, siempre poéticas. Vista en conjunto la obra de De la Jara exuda unheimlichkeit, en el sentido de un extrañamiento frente al mundo nacido del asombro. Sus cuadros concitan la complicidad del espectador, pero lo hacen sin nunca revelar del todo sus secretos”.

Los verdaderos heterodoxos no son siempre fáciles de distinguir. Su transgresión y rareza surgen como vocación íntima, no de una estrategia calculada. Por eso es aconsejable no caer en la idea simple de considerar a este artista en el marco de los recalcitrantes nostálgicos de una pintura realista por el hecho de serlo. Conservadores de unas esencias ya marchitas. La obra de Fernando de la Jara no se basa solo en la apariencia de la realidad sino en su sentido, en su profundidad y misterio. Por eso es inspirado, no ingenioso. Conocedor y estudioso del oficio de la pintura y, por eso mismo, alejado del virtuosismo vacío. Abierto a los recursos de lo que él llama “la hermana torpeza” que asume la imperfección cuando es necesario para reforzar el acierto pictórico. Acercarse a su obra requiere una mirada lenta, una complicidad como espectador. Es pintura para mirar, para vivir con ella.

Tal vez haya llegado la hora de que la zona de castigo de la pintura termine, según Jerry Saltz, veterano —y heterodoxo— crítico de arte del New Yorker y el Village Voice. En su reciente crítica a la Bienal del Whitney Museum de 2019, concluye: “La mayor debilidad general de esta Bienal es la pintura. (…) Esta es una gran oportunidad perdida que lamentablemente descuida la extraordinaria vivacidad que ahora se vive en el medio pictórico. ¿Qué tienen los curadores en estos días que los hace sentir tan inseguros o extrañamente reacios y desanimados ante las antiguas alquimias psíquicas basadas en la pintura? Este prejuicio académico debe terminar”.

De una forma u otra el arte consiste en el descubrimiento. Y es cada vez más necesario aguzar la mirada y el entendimiento para discernir lo original de lo derivativo. De la Jara es un artista que se puede descubrir y revelar una y otra vez en cada obra.

Fietta Jarque, Escritora

exposiciónes Individuales


1977
Galería Yvonne Briceño, Lima, Perú.

1981
Galería Yvonne Briceño, Lima, Perú.

1988
Galerie der Volksbank Eichstätt
Spanisches Kulturinstitut München.
Der Kanon des Windes.
Haus des Gastes – Eichstätt – Alemania.

1989
Galeria Sa Pleta Freda, Mallorca.
Curada por Miguel Cervera,
Director de la Fundación Joan Miró, Mallorca.

1990
Galerie Micado, Bonn.

1991
Galerie Glasnost, Nürnberg.

1992
Galerie Altes Feuerwehrhaus,
Kreuztal Galerie ZAK,
Herford Galerie des Kulturamts, Maintal/Frankfurt.

1995
Galerie im Schloss Bad Pyrmont, Bad Pyrmont/ Hannover.

1997
I Bienal de Arte de Lima, Perú. Invitado especial.

1999
Consultoría de Arte Lucía de la Puente, Lima, Perú.

2002
Museum an der Stadtmühle, Pappenheim.

2003
Stadtmuseum, Gunzenhausen.
Stadtmuseum, Bad Tölz.
Kloster Heidenheim, Heidenheim.

2004
Schloss Windthurn, Windthurn.
Galerie am Eichholz, Murnau.
Galerie am Neuen Rathaus, Weißenburg.

2006
KunstMuseum Donau-Ries, Wemding.

2007
Consultoría de Arte
Lucía de la Puente, Lima,Perú

2008
Galerie Schüller, München

2009
Salon Clemensstrasse 9, München.

2009
Galería Lucía de la Puente, Lima.
Tú Eres Piedra, Sala de proyectos especiales

2010
Salon Clemensstrasse 9, München.
Sommerausstellung

2010
Alte Schranne, Nördlingen.
Ausflug

2010
Galería de Arte del Cultural Peruano Norteamericano, Arequipa.
Pintura Poesía

2011
Galería Lucía de la Puente, De la Jara – Poesía Visual.
Lima, Perú

2011
Centro Cultural Inca Garcilaso
del Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú.
Conversación en silencio
(con la poesía del poeta Perúano-griego Hieromonje Symeon)

2012
Salon Clemensstrase 9, München.

2013
Galerie Dr. Erdel, Regensburg.
Der Magische Moment

2015
Galería Enlace, Lima.
Celebración

2017
Tage des offenen Ateliers, Oettingen.

2019
Galería Enlace, Lima, Perú.
El deseo y la memoria

Das lied der frau

CELEBRACIÓN

 

Contacto

info@delajara.com

 

3 + 14 =